Google ha comenzado a probar un nuevo sistema de distribución de actualizaciones de Android desde la Play Store. Un cambio importante que puede mejorar la actualización de los terminales en el futuro.

Las actualizaciones son un asunto vital de cualquier sistema operativo y en Android, son clave para mejorar la fragmentación, un problema que persiste en la plataforma desde hace años y que se ha venido agravando por varios motivos. Los fabricantes no actualizan al ritmo que lo hace Google y hoy, los usuarios renuevan menos sus terminales y quedan estancados en versiones antiguas. Actualmente, Android notifica automáticamente si hay una actualización OTA del sistema disponible. Si eso sucede o si deseas buscar una actualización manualmente, la opción para hacerlo se puede encontrar en la aplicación Configuración, aunque su ubicación exacta puede variar según los OEM. Muchos usuarios ni siquiera saben dónde deben buscar en primer lugar. Durante los últimos dos años, Google ha estado trabajando en el Proyecto Treble para ayudar a los fabricantes de dispositivos a lanzar actualizaciones del sistema operativo de manera más rápida y efectiva. El pasado año, un mayor número de fabricantes accedieron al programa beta de Android y también a las versiones especiales Android Go y Android One.

actualizaciones de Android desde la Play Store

En la actualización más reciente de Android Q beta para los terminales Pixel, Google ha confirmado los cambios para ofrecer las actualizaciones de Android desde la Play Store. Ello significa técnicamente que las actualizaciones del sistema operativo podrían lanzarse a los dispositivos Android más rápido que antes, aunque aún está por ver cómo gestionará Google las políticas del fabricantes y de operadores para cada actualización y cómo lidiará con la inmensidad de aplicaciones distintas e interfaces que modifican el Android ‘puro’ que usa Google. La nueva forma de distribución es sumamente interesante para limitar la fragmentación de la plataforma. Un gran problema desde hace años que contrasta con los grandes niveles de actualización a las últimas versiones que ofrece su rival directo, iOS. Aunque la situación es distinta porque Apple controla toda su plataforma, mientras que en Android trabajan un montón de fabricantes además de Google, es una cuestión a mejorar con la entrega de actualizaciones mucho más rápidamente en cuanto Google libera nuevas versiones.

La posición de los fabricantes es esencial. Si piensan en ofrecer un buen soporte como piden sus clientes podremos avanzar. Si manejan las actualizaciones como una estrategia comercial para dejar artificialmente terminales obsoletos y que los usuarios compren nuevos terminales, las mejoras que busca Google no servirán de mucho.

Si se ha gustado esta información no te olvides comentar y compartir en las Redes Sociales para que tus amigos y seguidores puedan verla también.